lunes, 30 de diciembre de 2013

"Los enfermeros no diagnostican" - dijo alguien osado

No es la primera vez que en un congreso, tras una ponencia sobre diagnósticos enfermeros, miembros de otro colectivo profesional preguntan qué es es eso del diagnóstico de enfermería (DdE), o incluso añaden: "¿Cómo que diagnóstico enfermero? Tu función es cuidar, no diagnosticar". Pues bien, parece que poco a poco nos hemos alejado de esta idea del DdE únicamente desde un punto de vista médico. El problema real no es que por desconocimiento se digan este tipo de "perlas", sino que incluso los propios enfermeros no saben de forma clara en que consisten los DdE. Y no es algo fácil de definir.

La taxonomía más usada en nuestro país es la taxonomía NANDA, la cual define el diagnóstico enfermero como un juicio sobre las experiencias/respuestas de una familia o comunidad frente a problemas de salud/procesos vitales reales o potenciales. ¿Y ésto es algo nuevo? Pues no. Llevamos definiendo el diagnóstico enfermero desde los años 50 del siglo pasado y a pesar de que muchas son las similitudes, cada definición aporta algún matiz que a veces, lejos de aclarar la definición, lo que hacen es confundir.

Una de las últimas definiciones del DdE más clara y que particularmente más me gusta es la del autor R. Brito, la cual se refleja en su libro "Redes y diagnósticos enfermeros". El autor, y compañero, define el diagnóstico enfermero como un "juicio clínico que enuncia la enfermera al identificar, teniendo en cuenta la percepción del paciente y su familia, una necesidad, respuesta o experiencia humana, perteneciente a las áreas fisiológica, funcional, psicosocial o ambiental de la persona, que genera una disfunción real o potencial para la vida diaria del paciente dentro de su contexto vital y que conlleva siempre algún tipo de cuidados enfermeros. La resolución de los problemas encontrados puede depender de uno o de varios proveedores de cuidados: por un lado, el propio paciente y su familia y por el otro, la enfermera acompañada o no de otros profesionales si fuera necesario. Los diagnósticos enfermeros también son útiles para identificar funcionalidades personales que capacitan y potencian los autocuidados por parte del individuo".

Al desglosar esta definición encontramos que el diagnóstico enfermero:

  • Se define como una respuesta/experiencia del paciente
  • Incluye tanto la percepción del paciente como de la familia sobre su estado de salud
  • Se refiere al paciente desde un punto de vista holístico
  • No solo detecta problemas reales sino posibles problemas futuros (potenciales)
  • La colaboración de la familia y de otros miembros del equipo multidisciplinar juega un papel importante en la resolución de los problemas de salud
  • Fomenta el autocuidado y el rol independiente del paciente

A modo de conclusión, no está de mas recordar que dentro de las competencias de la profesión se encuentra el uso del Proceso de Atención de Enfermería, más conocido como PAE, y como parte de él, la identificación de problemas a través de los diagnósticos enfermeros y planificación de objetivos del usuario. Por lo tanto, y como alarma para los compañeros enfermeros más rezagados, el uso de los DdE está recogido en el Boletín Oficial del Estado y por tanto su uso es de obligado cumplimiento. El principal problema no viene en el hecho de usarlos o no, sino en el cómo los usamos, con el fin de evitar variabilidad. No cabe duda que una buena formación en Metodología Enfermera, desarrollo del juicio clínico y en concreto en el uso de diagnósticos enfermeros, mejora la precisión diagnóstica. Y es que en nuestra profesión, la formación nunca está de mas.

1 comentario:

  1. Pues yo estoy del PAE y del NANDA...hasta arriba...las enfermeras/os con los que trabajo lo dominan a la perfección (y mira que para un paciente existen mil...), y pobre del médico que no se lo haya aprendido también!!!
    ¡Vivan los/las DUEs! (En mi trabajo se autodenominan así)

    ResponderEliminar